29. Marzo 2016 - 19:04 | Manuel Pecino | MotoGP

En los próximos días Jorge Lorenzo deberá anunciar qué dirección le va a dar a su carrera deportiva. Como todos sabemos a estas alturas –es el tema del paddock del Mundial-, Jorge está deshojando la margarita de darle el sí quiero a la renovación que le ha ofrecido Yamaha o aceptar la oferta de su buen amigo Dall’Igna y tirarse de cabeza en la aventura que supondría pasarse a las filas de Ducati.

¿Qué hará Lorenzo? Pues sinceramente no lo sabemos, pero sí tenemos claro que a nosotros nos gustaría que Jorge se vistiese de rojo y blanco la temporada que viene. ¿Por qué?...Pues por las 5 razones que enumeramos a continuación.

1. Un nuevo desafío

Es la razón primera. Qué más dan tres que cuatro. Sí, ganar un Mundial en MotoGP es una hazaña, no importa cuántas veces se haya hecho antes, pero, sinceramente, después de ganarlo tres veces con Yamaha, un cuarto título sería “uno más”, sería un suma y sigue. Si ese cuarto en cambio llega con otra marca que lleva años intentándolo infructuosamente, se le daría mucho más valor, ¿o no?

2. Ganarse el respeto de los que dudan de él

Todos sabemos que independientemente de sus tres títulos en MotoGP y sus dos en 250 cc, Jorge es un piloto no especialmente valorado por la afición. Entre sus virtudes Dios no le ha dado el don de llegar a la gente. Y no es porque no sea un buen tipo, que de verdad lo es, sino simplemente porque no tiene ese don. Si se fuese a Ducati los que ahora le critican le mirarían de otra manera, y los que le ignoran pasarían a seguirle.

3. Entrar en el club de la excelencia de MotoGP

Campeones del Mundo ha habido muchos pero los que han sido capaces de ganar en la categoría reina con dos motos diferentes, muy poquitos; concretamente cinco: Duke, Agostini, Lawson, Rossi y Stoner. Otros nombres tan bestias como Surtees, Hailwood, Roberts, Spencer, Rainey o Doohan no tuvieron lo que hay que tener para renunciar a una moto ganadora y pasarse a una incógnita. Jorge ha conquistado ya más de lo que se imaginaba, el siguiente paso debería ser ganarse un puesto entre “los especiales”.

4. Por conseguir lo que Rossi no consiguió

Si hay algo que le daría satisfacción a Jorge sería ganar un Mundial con Ducati, o lo que es lo mismo, triunfar donde Valentino Rossi fracasó estrepitosamente. El piloto italiano ha sido una piedra en el zapato de Lorenzo desde que llegó a MotoGP. Primero con aquel famoso muro, después volviendo al un box del que se había ido tras no salir adelante un “o él o yo”.  Todas estas situaciones Jorge las ha superado infringiendo severas derrotas a Valentino. Ganar con Ducati, aunque fuese una carrera, sería la guinda del pastel. Y a estas alturas, las satisfacciones están ya en estas cosas.

5. Por dinero

Si a todos los argumentos anteriores se le añaden los dineros. Sí, sí, ya sé que me vais a decir que  al nivel que estamos hablando qué más da tres más que tres menos…pero serán mejor tres o cuatro más que menos, ¿no? Según mis cálculos, en Yamaha Lorenzo podría renovar por 8/9 millones, por lo que para pasarse a Ducati le deberían ofrecer qué menos que 10/11…¿Con qué cifra que quedarías teniendo en cuenta que irse a Ducati no supone ir a “morir al cementerio de elefantes?

Comentarios de Facebook