5. Abril 2016 - 11:55 | Pol Riveras | Noticias

Según hemos podido saber, la fecha límite para la renovación de Lorenzo con Yamaha es, por contrato, antes de la finalización del primer tercio de la temporada, que se cumple en algún punto entre el GP de Austin y Jerez.

Pero Lorenzo mantiene sus opciones abiertas aun con la oferta que Yamaha ha puesto sobre la mesa, que le convertiría en el piloto mejor pagado de la parrilla (esta oferta rondaría los 10 u 11 millones). Y es que cuando al inicio de la temporada expresó su deseo de continuar en la fábrica japonesa, parecía que su renovación no era una prioridad urgente en Yamaha.

Hasta ahí todo bien, pero entonces Rossi comenzó con sus movimientos psicológicos: adquiriendo los derechos de merchandising de Yamaha, llegando a un acuerdo con la marca para ser el proveedor único de las motos de la VR|46 Academy y forzando su rápida renovación. Pues bien, ahora es Jorge quien no tiene prisa y quiere valorar seriamente sus opciones antes de tomar una decisión en firme.

Por su parte Ducati mejoraría la oferta de Yamaha en 1 o 2 millones, pero el dinero no será el factor fundamental en su decisión. Lorenzo sabe de primera mano que cuando a Dall’Igna se le mete un proyecto ganador en la cabeza acostumbra a llevarlo a buen puerto y en Solomoto ya os contamos las 5 razones por las que debería aceptar la tentadora oferta de la fábrica italiana, que seguro pesan también en su cabeza.

En caso de que Jorge finalmente vaya a Ducati, Lin Jarvis quiere a Maverick, como ya dijo en Catar, quien también ha establecido conversaciones con Honda y Ducati. El caramelito de una Yamaha oficial sería uno muy dulce para el catalán, a pesar del ilusionante proyecto que tiene entre manos en Suzuki, donde se tienen en cuenta sus opiniones a la hora de evolucionar la moto. Además llegaría a un equipo en el que Valentino Rossi ha firmado un contrato como segundo piloto, lo que dejaría las puertas abiertas a una mejora de contrato muy sustancial para él.

En los próximos días conoceremos el desenlace de una historia que apunta a más de un cambio de aires para los pilotos españoles.

Comentarios de Facebook