28. Marzo 2016 - 19:25 | Tono García | Noticias

Y más viendo el buen trabajo que se ha realizado con esta TFC2-Scrambler. Una moto totalmente diferente de la TFC1-Bobber que resultó gana­dora al contar con más votos del público.

A los dos equipos se les entregó una Bonnevi­lle nueva como base para hacer realidad su sueño. Mien­tras el equipo ganador decidió tirar por un estilo Bobber que combinaba modernidad y clasicismo, el otro equipo se decantó por una interpretación de una Scrambler con capacidad off-road. Hay que reconocer que las dos motos han resultado espectaculares, y es que elegir como base una Bonneville da muchísimas posibilidades para crear una moto única y atractiva, sobre todo si los encargados de la preparación son empleados de Triumph.

El primer objetivo para la TFC2-Scrambler no era otro que reducir el peso y aumentar la potencia, la piedra filosofal de cualquier preparador. Para ofrecer mayor ligereza a su creación, el equipo ha reemplazado el chasis de acero por uno de aluminio y titanio.

La guinda de este hermoso chasis es una peque­ña licencia en la obsesión por bajar el peso: el basculante de la Speed Triple, que se ha invertido y se le ha aplicado un acabado perfecto que realza su imagen y hace una clara referencia a su linaje Triumph. Este detalle, junto con el uso de un solo amortiguador, acerca la moto a la idea original de una moto de cross moderna y diferente.

Ligera y potente
 

El elegante y agresivo aplomo de la Scrambler se hace aún más patente con las piezas del carenado en material com­puesto: un depósito fabricado al 100% en exclusiva fibra de carbono (un tercio del peso del original), al igual que los guardabarros y otras piezas.

Para dotar la TFC2-Scrambler de una mayor potencia, se ha rebajado la culata y se han añadido unas válvulas más grandes, así como los cuerpos de mariposas de la Daytona. Además, se han instalado unas toberas de admisión de aluminio y se ha diseñado un árbol de levas de gran recorrido, más cercano al de la Daytona.

Semejante ejercicio de ingeniería permite a la TFC2-Scrambler ofrecer una potencia de motor un 25% mayor, a la altura de su nueva parte ciclo. Para transmitir esta potencia al terreno, la nueva montura calza unas llantas Kineo de 17 pulgadas con neumáticos de sección 130 delante y 180 detrás, con las que la TFC-Scrambler se convierte en toda una máquina devorapistas al estilo Supermoto.

Aun con este arduo trabajo, finalmente no se alzó con la victoria, lo que, además de demostrar el alto nivel de la moto ganadora, ejemplifica que hay que tener muy en cuenta las otras opciones…

Más información

Triumph TFC1, The Bobber: ‘And the winner is…’

01.11.2015 | Noticias
A través de la competición de preparadores TFC (Triumph Factory Custom), la marca inglesa decidió enfrentar a dos equipos de voluntarios de la fábrica de Hinckley con el reto de diseñar y construir una preparación con base Bonneville. La moto ganadora la decidía el público, y es la que te mostramos en estas páginas.
 

Las Concept Bikes TFC de Triumph luchan por ser la Bonneville definitiva

07.11.2014 | Noticias
La firma de Hinckley decidió reunir a dos equipos de trabajo hace unos meses de la propia fábrica para dar vida a sus Concept Bikes TFC (Triumph Factory Custom): TFC1-Bobber y TFC2-Scrambler, con el objetivo de decidir cuál de ellas encarna mejor el espíritu legendario e incombustible del modelo.
 

Comentarios de Facebook